Ejercicios de ayuda

Si durante toda nuestra vida nos mantenemos activos, nuestras constantes vitales, también lo estarán, ya sabemos aquel dicho que dice “el que mueve las piernas, mueve el corazón”, y así es, el que mantiene una buena actividad, mantiene su organismo en forma.

Sin embargo, cuando esto no se consigue, porque no nos hemos cuidado lo suficiente en nuestra vida, llega la degeneración más prematura, lo que no tiene marcha atrás. Para ello se han de seguir unas ciertas pautas que pueden conseguir mantener en forma nuestra intelectualidad y nuestro físico en una línea más o menos en buenas condiciones.

En primer lugar, ha de evaluarse la capacidad de la persona para establecer los ejercicios, así ya podemos hace una estructura de trabajo.

La capacidad de comer con una sola mano, se denomina hemiplejia, para esto hay utensilios que permiten hacerlo con total independencia (cuchillo-tenedor).

Los hábitos cotidianos hay que adquirirlos, hábitos como vestirse. El paciente ha de colocarse primero la parte que menos movilidad tiene para ayudarse del otro lado y seguidamente la otra. Para realizar estos cuidados hay que tener en cuenta que para los que se encuentra en perfecto estado de salud, estos hábitos pueden parecer muy simples, pero para los pacientes, es como un entrenamiento diario.

Cuando las manos pierden la capacidad de sujetar los utensilios, existen materiales con mayor grosor que necesitan menos presión para poder cogerse (lapiceras), así pueden optar a actividades como escribir, pintar, dibujar, etc.

Para las personas con temblores, es bueno agregar peso a los utensilios que han de coger, ya que esto ayuda a mitigar el temblor y sostener o manejar cualquier instrumento. También hay utensilios especiales para ello.