¿Se puede entrenar estando resfriado?

Fuente: sportadictos.com

Estamos en época de cambios de temperatura y éstos suelen jugar malas pasadas. Al ejercitarnos sometemos nuestro cuerpo a cargas físicas, y pese a que es sabido que el deportista tiene un mejor sistema inmunológico, este sometimiento nos expone a caer enfermos. El famoso resfriado, que tarde o temprano nos afecta a todos en invierno, y nos creemos que no podemos hacer nada, que no sea quedarnos en casa con la mantita puesta, pues veremos que no, que no hay excusas para entrenar.

Fuente: sportadictos.com
Fuente: sportadictos.com

Lo cierto es que si se entrena a con una gran carga física, el sistema inmunológico desciende en sus defensas, y la recuperación se hace más larga. Por eso es imprescindible saber las dolencias que tenemos, y hacer caso a algunas de las recomendaciones que aquí os ponemos:

Hidrátate Bien: El agua ayudará a diluir las secreciones bronquiales y de esa manera disminuirá las molestias.

No dejes de entrenar: Si presentas tos lo mejor es no correr, pero eso no quiere decir que no puedas hacer sesiones de estiramimientos, trabajo en el gimnasio o ejercicios excéntricos.

Cuida la temperatura corporal: Ten en cuenta que la sensación térmica cuando corres aumenta en unos 10 grados. Vigila cuando acabes de entrenar que tu cuerpo no se descompense en exceso en cuanto a la temperatura. Vigila si acabas tus entrenamientos por la noche, cuando más resfresca.

La Regla del cuello: El Dr. Nieman según un estudio que llevó a cabom plantea esta regla de la siguiente forma:

· SÍ PUEDO REALIZAR EJERCICIO si las molestias son sobre el cuello; es decir, congestión nasal, estornudos, etc.

· NO PUEDO REALIZAR EJERCICIO si las molestias son bajo el cuello, es decir, dolor de garganta, tos, dificultad para respirar, etc.

Por lo tanto no os neguéis a entrenar siempre que estéis resfriados, eso si, tomar precauciones, y ser conscientes de las limitaciones que os supone.