La tuberculosis

La tuberculosis es una enfermedad que afecta a las vías respiratorias, más exactamente, una bacteria que afecta a los pulmones.

Se tiene la idea de que esta enfermedad afectaba a las clases más bajas, esta es una idea totalmente equivocada. La desnutrición, efectivamente ayuda a esta enfermedad a propagarse, pero esto no quiere decir que por mucho que se coma, no va a afectar. Lo mejor es tener una dieta equilibrada.

La tuberculosis, se propaga por el ambiente, al igual que los resfriados comunes. Cuando absorbemos los gérmenes que se encuentra en el aire y que han sido expulsados por las personas afectadas a través de estornudos, tos… es cuando existe el contagio. Una persona sin tratamiento, puede contagiar en un año hasta 10 o 15 personas más.

Si sufrimos un catarro y este no desparece en dos semanas y además se acompaña de fiebre, agotamiento, pérdida de peso y apetito, sudores… no hemos de perder tiempo en acudir al doctor, además de crear una especie de cuarentena con nuestros utensilios separándolos de los demás.

Cuando vayamos a toser, hemos de taparnos para no expandir los gérmenes.

El tratamiento de la tuberculosis, dura casi alrededor de medio año y ha de ser tratado estrictamente hasta que desaparezcan del todo las bacterias. El tratamiento será más efectivo en unas personas que en otras, pues hay quien es más resistente por naturaleza los fármacos y necesita dosis más fuertes para ello.

Para prevenir el contagio, hemos de llevar mucho cuidado con las personas que nos rodean y sobre todo, cuidar nuestra alimentación.

Fuente: linea y forma