La anemia

Cuando nuestra sangre tiene los niveles bajos de glóbulos rojos, bien por la baja producción o bien por la eliminación de los blancos, es cuando surge la anemia. Este síntoma, debilita a la persona, sufre sueño, pérdida de la menstruación y mareos.

Como casi todas las enfermedades, la anemia, es causa de una mala alimentación, incluso personas que siguen dietas y las cumplen demasiado estrictas (siempre se ha de estar bajo supervisión de especialistas).

Para paliar esta enfermedad, se trata al organismo con hierro o ácido fólico, además de algunos tipos de vitaminas, todo ello, para la recuperación de glóbulos rojos. Sin embargo, antes de que aparezca esta enfermedad, hemos de evitarla, para ello, la alimentación recomendada para que nuestras reservas estén elevadas, son la carne (sin mucha grasa) y al corte ancho, pues  en la proteína de la carne, es donde se encuentra una buena cantidad de hierro. Otros alimentos ricos en hierro, son las lentejas (15 g. al día son suficientes), además de las frutas y verduras, sobre todo, el brócoli, espinaca, cítricos y plátanos.

Últimamente, se le está dando mucha importancia a la harina de coca por su gran contenido en hierro y vitamina B. Esta última, también es utilizada para elevar los glóbulos rojos. Esta clase de harina, se consume normalmente en polvo disuelto en agua, también es muy utilizada en pasteles y panes.

Cada vez más, los especialistas, van analizando alimentos para intentar que nuestras defensas estén al nivel correcto. Lo mejor de todo, es llevar una adecuada alimentación, antes de tomar medicinas para tratarla.

Fuente: nlm