Hidromasaje

hidroterapia.jpgEl objetivo de ésta técnica fisioterápica es la obtención de un masaje mecánico por medio de la aplicación de agua sobre el cuerpo de distintas formas, distintas temperaturas, presiones e intensidades de caudal acuífero.

Pero vamos a ver que indicaciones tenemos.

Indicaciones generales:

  • Los baños de remolino: Están indicados en procesos postraumáticos y postflebíticos, siempre que se compruebe clínicamente la existencia de fenómenos de estasis vascular y edemas linfáticos, cuya reabsorción favorecen. Los dolores en extremidades, edemas de miembros y en aquellos procesos en que la circulación periférica está comprometida. Son también de utilidad en cicatrices dolorosas y adheridas y en muñones de amputación dolorosos.
  • Los chorros a presión: Se utilizan preferentemente sobre los espasmos y contracturas musculares de raquis (dorsalgias, lumbalgias), sobre las cinturas escapular y pelviana y en los miembros, especialmente en los inferiores.
  • Las duchas: Por su efecto hiperemiante y revulsivo están indicadas en procesos dolorosos de todo tipo, en especial raquídeos.
  • Las lluvias: Como tonificantes en los mismos casos y favorecedoras de la circulación periférica.

Pero para toda indicación existe una contraindicación.

Contraindicaciones:

  • Heridas contaminantes, infectadas y productivas, úlceras de decúbito, cicatrices con puntos.
  • Procesos vasculares agudos (flebitis, tromboflebitis, arteriopatías, úlceras varicosas, etc.)
  • Zonas anestesiadas
  • Útero gravídico
  • Hernias y procesos abdominales agudos
  • Cardiopatías severas e hipertensión
  • Marcapasos
  • Insuficiencia renal grave
  • Enfermedades de la piel (psoriasis, etc.)

Esto nos va a venir muy bien saberlo, para cuando vayamos de vacaciones al balneario, un fin de semana o unas horas en un spa, o simplemente de conocimiento para hacer en casa.

Ir arriba