Frutas líquidas

Cuando llega el calor, no hay nada más refrescante que beber un buen jugo de frutas. Los jugos de frutas y los de verduras proporcionan una buena dosis de vitaminas y minerales. Actúan como agentes limpiadores de nuestro cuerpo, previniendo enfermedades y dotando a las células de aquellas necesidades primarias como para reconstruir los tejidos dañados.
Los nutrientes de cualquier jugo son asimilados por el organismo en 15 minutos, a diferencia de cualquier alimento consistente, que requiere una digestión de varias horas y una elaboración algo compleja.
Veamos cuáles son los más nutritivos:

  • Naranja: un vaso de este jugo proporciona una cuota de vitamina C necesaria para alcanzar el nivel nutritivo de dos o tres días. Ayuda a curar afecciones como resfríos, infecciones virales y bacterianas.
  • Manzana: favorecen la acción digestiva, purifican la sangre y otorgan protección a las paredes del intestino. Además de alcalinizar el organismo, es desintoxicante y diurético.
  • Ananá: rebajado con agua, puro y concentrado, es infalible para las enfermedades que se presentan con fiebre. Es refrescante y aplaca la sed. Es ideal para los casos de tos, resfrío, catarro, ronquera, anginas, bronquitis y otros malestares de las vías respiratorias.