La conveniencia de la actividad física en los adultos mayores

 

Muchas veces hemos hablado aquí mismo de la necesidad que tienen las personas mayores de realizar actividades físicas, ya sea que se trate de su intención de obtener una salud mejor en general, o de poder evitar algunas enfermedades en particular. Sin embargo, en este caso vamos a analizar hasta qué punto puede ser necesario el deporte en las personas de avanzada edad.

Para empezar, sin embargo, tenemos que mencionar que existen infinidad de estudios que han demostrado que aquellas personas que sean más sedentarias, envejecen peor y antes que las más activas, e incluso existen gran cantidad de frases que retratan esta realidad, si consideramos por ejemplo aquella que dice que las personas son viejas porque no se mueven, y no al revés, lo que sirve para resumir un poco la cuestión.

De esta forma, si bien la actividad física no nos permitirá evitar el avance de los deterioros comunes que existen en las personas mayores, sí podemos lograr que los mismos se presenten de una forma mucho más pausada que en otros casos. De esta forma, podemos intentar mantener un nivel de exigencia parejo en cuanto a las actividades de todos los días, más allá de que nuestras capacidades máximas se vuelvan inferiores.

Una de las claves para que los ancianos alcancen entonces un mejor nivel de vida, tiene que ver entonces con practicar la resistencia, flexibilidad, coordinación y fuerza, cuatro factores que resultan fundamentales para que ninguna de las actividades diarias se vuelvan más complicadas que de costumbre sólo por el paso del tiempo.

Incluso, si tienes alguna persona mayor alrededor tuyo, te damos un consejo importante y fundamental. Ayúdalos sólo cuando sea realmente necesario a realizar sus actividades diarias, pero no les estés todo el tiempo encima haciendo cada una de las actividades que le tocan a ellos, ya que comenzarán a sentirse menos capaces, realizar menos actividades, y deteriorarse más de la cuenta, al fin y al cabo.