Moverse sin ir al gimnasio

Si no estamos acostumbrados a ponernos en marcha, a ejercitar nuestro cuerpo, es probable que tengamos algo de pereza para hacerlo, pues todas las personas no están predispuestas para ejercitarse o simplemente no les gusta el deporte, para ello, no hace falta sufrir ningún suplicio, solamente con la vida diaria podemos ponernos en marcha con las cosas rutinarias del día a día si hacer demasiados sacrificios.

El organismo, debe estar en constante movimiento, pues está hecho para ello, no para estar todo el día recostados, es entonces cuando sufrimos el sedentarismo y no debemos de caer en ello, pues se atrofian nuestros músculos y aumenta el peso corporal. Olvida los malos hábitos de alimentación, el tabaco, el alcohol, las noches sin dormir…

Quizás, tu problema, sea la falta de tiempo para ir al gimnasio, pero hemos de ser un poco ingeniosos y en la rutina diaria, darnos cuenta las cosas que no dan paso al movimiento, por ejemplo, estar horas frente al ordenador sin necesidad de hacerlo. Cuando tengas en cuenta estos errores, sustitúyelos por otras actividades que te sirvan para activar el organismo, piensa en qué actos queman calorías que no afecten a tu vida diaria.

Deja las llaves del coche en casa, saca a pasear al perro, sal a dar un paseo,  ves a hacer los recados caminando… ten en cuenta que caminar quema calorías, tonifica los músculos, baja el nivel de colesterol y la hipertensión, fortalece el corazón, reduce el estrés… en resumen, te da mucha más vitalidad. ¿A qué esperas para comenzar?

Fuente: linea y forma