La mortalidad de los diabéticos disminuye con el deporte

Aunque al diabetes no es una enfermedad mortal en sí misma, muchas veces hemos hablado aquí en primera instancia de las consecuencias que puede traerle a quienes la padecen, y también es justo reconocerlo, del factor decisivo que el deporte puede resultar para quienes lo practican a diario, al punto incluso de disminuir considerablemente la mortalidad de estas personas.

En concreto, en este caso los especialistas han vuelto a demostrar algunos de los más importantes efectos que el ejercicio físico, de forma constante a lo largo de la semana, y del tiempo en total, tiene sobre los pacientes de diabetes. Incluso, entre las principales ventajas de hacer deporte a pesar de esta enfermedad, se encuentran algunos resultados muy provechosos, como por ejemplo la disminución del riesgo cardiovascular en general.

Sin embargo, en este sentido también es normal destacar que los tratamientos contra la diabetes, incluso cuando se trata sólo de la realización de distintas actividades físicas, no ha sido suficientemente probado a lo largo de las últimas décadas, como para que los especialistas puedan estar seguros de las indicaciones que le dan a sus pacientes, aunque claro, esta tendencia comienza a cambiar con el correr del tiempo.

Por ejemplo, se han realizado algunas pruebas recientes en las que una buena cantidad de pacientes que sufren de diabetes desde hace tiempo, se dividen en distintos grupos, de los cuales algunos realizan ejercicio físico y otros no, y al cabo de unos seis meses, y especialmente luego del primer año, los resultados son contundentes en demostrar los beneficios del deporte, que además de producen en cualquier edad, sexo y raza.

De ese modo, se puede recomendar a las personas que sufren diabetes, realizar tanto ejercicio físico aeróbico como anaeróbico del mismo modo, teniendo siempre en cuenta la regulación de cada uno de ellos, que a su vez nos permitirá tener mayores posibilidades de sobrevida.