Dietas que debes evitar

Está claro que con el correr del tiempo, y la existencia de un porcentaje cada vez mayor de personas obesas en el mundo, muchas de ellas luchan por rebajar los kilos de más que han acumulado durante años, y creen que la solución definitiva puede ser obtenida en apenas un par de semanas. Por eso, en varios de los casos que podemos conocer, de famosos o gente cercana a nosotros, recurren a dietas que prometen ser milagrosas, pero que no hacen más que dañar nuestro organismo.

Para comenzar el repaso de algunas de ellas, las primeras que debemos traer a colación son las dietas denominadas “cetogénicas”, que se destacan por contener pocos carbohidratos y muchas proteínas y grasas. En su caso, son perjudiciales para nuestro cuerpo, debido a que ponen en riesgo el sustrato energético del cerebro, provocando serios trastornos renales y hepáticos, que a la larga puede ocasionarnos graves problemas de salud.

Otro de los tipos de dietas que se han hecho muy comunes en los últimos tiempos, son aquellos relacionados con los regímenes “líquidos”. En su caso particular, el problema es que limitan fuertemente el aporte calórico que recibe nuestro organismo, además de que apenas si se consumen vitaminas, minerales y fibra, todos elementos que son imposibles de reemplazar.

Además, hay dietas muy famosas, que sacan pecho de limitar el consumo de nutrientes, y la sóla lógica nos indica que nada bueno puede salir de una persona que come alimentos, pero no ingiere nutrientes. En el caso de este tipo de dietas segmentadas, tenemos que decir que las mismas generan desequilibrios hormonales y metabólicos.

Finalmente, también son infaltables esas dietas que nos permiten únicamente comer un tipo de alimento específico, como por ejemplo las dietas de pepino, o atún, las cuales provocan alteraciones en el metabolismo, ya que no nos permiten ingresar a nuestro cuerpo nutrientes que sólo se encuentran presentes en otros alimentos.