Cuidar los huesos

La masa ósea, llega a su plenitud a los 30 años, a partir de ahí, sufre un desgaste del 1 al 2 % cada año. Cuando llega la menopausia, este se acelera, las fracturas se hacen más sensibles, ya que la osteoporosis comienza a dar señales.

Para conservar nuestros huesos en perfecto estado, hemos de comenzar a cuidarlos desde que somos jóvenes y seguir una buena dieta y ejercicio suave. Caminar, bailar, subir escaleras… cualquier ejercicio en que los huesos estén activos, es aconsejable para la salud ósea. Cuando los huesos soportan nuestro peso, las células aceleran su trabajo  y van construyendo los huesos, por ello, la necesidad del ejercicio.

Si caminamos durante una hora diariamente, el crecimiento de los huesos, se vuelve más estimulante. Cuando ya se demuestra osteoporosis, hemos de evitar los movimientos bruscos como los saltos o correr para evitar las fracturas.

La importancia de tener un abdomen plano, es porque, al estar el centro de nuestro cuerpo sólido, se evitan tropezones y caídas. Cuando los músculos están tonificados, sirven de soporte, sobre todo, si es el del abdomen, se protege la columna y se refuerzan los puntos más débiles como las vértebras que tanto duelen si están desgastadas o comprimidas.

El Thai Chí, es un buen aliado para  retrasar la pérdida de la masa ósea. Con los  ejercicios, de esta práctica los huesos se hacen más densos.

Para fortalecer los músculos, simplemente, hemos de aportarles energía extra, por ello, no hay excusa, pues en nuestra casa, simplemente levantando una pesa dos veces a la semana, podemos aportar este ejercicio extra que los mantendrá mucho más fuertes.

Fuente: vitadelia