Catorce trucos para que no te pesen los festejos de fin de año

salud-mesa-navidad.jpgLa Navidad marca el inicio de un período de celebraciones en las que son habituales los excesos. Pero no es necesario que renuncies al turrón y a la sidra por temor a los kilos de más. Te ofrecemos 14 trucos para mantener la línea y disfrutar de los placeres gastronómicos navideños.

  • No emplees salsas aceitosas y ricas en grasas para acompañar tus platos. Condimenta las comidas con hierbas (perejil, estragón, tomillo, laurel), especias aromáticas (canela, curry o azafrán) y prepara aliños con cebolla, ajo, limón y vinagre.
  • Evita las frituras y recuerda que las carnes y los pescados deben cocinarse con aromas y poco aceite.
  • Usa poca sal y elimina los alimentos muy salados (quesos, carnes y pescados ahumados). La sal favorece la retención de líquidos.
  • Bebe un vaso de zumo de algún cítrico (naranja, limón o pomelo) antes de comer, ya que desintoxica el intestino y reduce el apetito.
  • Introduce muchas frutas y verduras crudas o cocidas. Además de aportar nutrientes esenciales para el organismo, aportan pocas calorías y sacian.
  • Bebe al menos 1,5 litros de agua al día; media hora antes de las comidas, y dos horas después. De esta manera, facilitarás la eliminación de toxinas del organismo. Además, un vaso de agua antes de acostarte te ayudará a diluir los ácidos úricos, y otro por la mañana a combatir el estreñimiento.
  • Si en tus menús navideños no puedes prescindir de ingredientes muy grasos como las salsas, intenta utilizar productos bajos en calorías.
  • Tómate tu tiempo para comer y mastica muy bien los alimentos.
  • Después de la cena procura que pase el tiempo suficiente para hacer la digestión antes de acostarte.
  • Cuando termines de comer no te quedes en la mesa. Levántate y da un buen paseo. Además de reducir la angustia y la ansiedad, caminar activa el metabolismo y ayuda a mantener los kilos a raya.
  • Durante esta época de celebraciones resulta difícil prescindir de los brindis. Aun así, limita el consumo de alcohol y, sobre todo, de vinos espumosos.
  • Prepara aperitivos bajos en calorías con abundantes frutas y verduras.
  • La necesidad de controlar el peso ha favorecido la aparición de turrones y dulces típicos de la Navidad bajos en calorías. Incorpóralos a tu mesa navideña.
  • Termina las comidas y las cenas con postres naturales a base de frutas (jugos, macedonias, sorbetes).
Ir arriba