Beneficios del ejercicio

El ejercicio físico se ha de realizar adecuada y diariamente, si queremos que este tenga efectos beneficiosos sobre nosotros.

Los ejercicios de aeróbic o cardiovasculares como el footing, ciclismo, natación… ayudan a mover la grasa, algo que mejora el aparato cardiovascular y la tensión arterial. Si movemos la grasa bajaremos de peso y eliminaremos el colesterol malo que se encuentra en el organismo.

Los ejercicios de musculatura hacen que nuestros músculos se desarrollen, reafirmen, acelere nuestro metabolismo… estos ejercicios son directos, específicos para atacar aquellas zonas en donde la grasa se deposita como puede ser la barriga, cadera, glúteos, brazos, cintura… cuando la grasa se deposita en el abdomen, tiene la particularidad de que se convierte en un gran problema, pues la circulación de la sangre en esta zona se dirige aprisionada hacia el hígado y éste recibe demasiada grasa alta en grasa.

Los ejercicios de flexibilidad, son complementarios, es decir, se deben practicar junto a los otros, siempre antes y después. Es recomendable realizarlos siempre unos minutos al día. Sus beneficios son aumentar el metabolismo del músculo, pues está en reposo en esos momentos y aumenta las enzimas que hacen que el colesterol nos deposite en las arterias. Uno de estos ejercicios de flexibilidad son las estocadas, este ejercicio es muy común, se realiza con las piernas juntas y la espalda recta, se adelanta la pierna derecha realizando una flexión con las rodillas y la pierna que se queda detrás se apoya en la punta del pie. Otro ejercicio de esta clase, el push up y se realiza apoyando las palmas de la manos contra la pared con los brazos estirados. Se flexionan los codos acercando el pecho a la pared y se vuelven a estirar.