Síntomas femeninos

La menopausia es un síntoma que influye mucho en la vida sana de la mujer. Esta etapa es la más relacionada con los síntomas de la depresión. La mujer va perdiendo la capacidad de producir estrógenos, cuando ya llega al límite de su producción, es cuando llega la menopausia.

A pesar de los cambios hormonales que se sufren en esta etapa, hay factores que también influyen, como la pérdida de la juventud, e insomnio, la aparición del envejecimiento… ésta es una etapa más de la vida que hay tomarla como propia de la naturaleza, no existen tratamientos de eficacia absoluta contra la pérdida de estrógenos, la mujer que realiza terapias alternativas, sufre igualmente, pero de forma más leve.

Existen en las mujeres unas moléculas que se forman por la unión de aminoácidos, estas reciben el nombre de oxitodina, las cuales tienen la función de provocar reacciones del organismo como la aparición de la leche en la maternidad, las contracciones del útero en el parto, etc. Estas moléculas, también influyen en el cuidado de los bebés en la maternidad, la atracción del sexo contrario en la edad adolescente, etc.

Antiguamente, cuando la mujer acababa su pubertad, surgían rápidamente los embarazos y la lactancia cuando aún se era demasiado joven, pero los cambios culturales han hecho que este fenómeno se prolongue entre la madurez sexual, la lactancia o el primer embarazo. Estos efectos son “antinaturales” en el cuerpo femenino, pues realmente, la mujer está en su estado fértil en una edad anterior que en la que actualmente se concibe en los países más desarrollados. Esto es uno de los factores de riesgo de sufrir depresión en la época actual.