Alimentos dañinos para nuestros hijos

nino-gominolas.jpg¿Para qué llenamos los padres los estómagos de nuestros hijos?. Indudablemente, para que nuestros hijos puedan crecer. Pero pocos padres se han dado cuenta que del mismo modo en que el alimento que consume un niño puede influir directamente en su desarrollo físico para bien o para mal, puede influir en su desarollo intelectual.

Uno de los alimentos que pueden afectar de forma negativa es el azúcar refinado. Según algunos estudios, en Europa, cada niño consume unos 50 kilos de azúcar al año. Éste es un carbohidrato vacío que roba nutrientes al organismo, especialmente la vitamina B.

Muchas de las golosinas que consumen  nuestros hijos, además del azúcar contienen pequeñas trazas de aluminio que pueden producir trastornos en la conducta, hiperactividad, pérdida de memoria, y, a la larga, Alzheimer y Parkinson.

Muchos buscan alternativas al azúcar en edulcorantes artificiales, como el aspartamo. Edulcorante adictivo y neurotóxico, vendido bajo los nombres comerciales de Nutrasweet y Equal, y ocultado bajo la denominación de E 951 o, en el caso de algunas multinacionales (como Coca Cola), bajo la equívoca denominación de “contiene una fuente de fenilalanina“, que efectivamente forma el 50% del aspartamo.

Desgraciadamente, este edulcorante se encuentra en miles de productos, especialmente los light, considerados ingenuamente como más sanos por los consumidores desinformados.