Prepárate para practicar pádel 1

Es un hecho: cada vez hay más gente enganchada al pádel. Se practica en grupo y es apto para todas las edades y condiciones físicas… Pero esto también hace que muchos se lancen sin preparar bien el cuerpo.

A pesar de tener un “origen elitista“, en la actualidad el pádel se ha convertido en un deporte “de masas”. Una de las razones principales que ha motivado el éxito es la facilidad de juego, ya que el golpeo de la bola es simple y las jugadas son muy dinámicas, de modo que sin grandes dotes técnicas se pueden jugar partidos muy divertidos. Además, uno mismo puede ir mejorando con la práctica regular y, como la pista es más reducida que una de tenis, la condición física no supone un factor limitante para poder disfrutar. El hecho de ser más rápido que el tenis y jugar con grupos de cuatro lo hace aún más atractivo.

MÁS COORDINACIÓN

Practicar pádel, como cualquier otro deporte, es un beneficio para nuestra salud. No sólo incrementamos nuestro fondo físico, sino que también mejoramos nuestra coordinación de movimientos, ya que el juego se basa en desplazamientos cortos de piernas, tanto laterales como hacia delante o hacia atrás, coordinación de ambos brazos para golpear correctamente la bola, y lectura anticipada de la próxima jugada, para una correcta situación dentro de la pista.

EVITAR LESIONES

Las lesiones no son tan frecuentes como en otros deportes, pero pueden aparecer en determinadas situaciones fruto de no haber preparado el cuerpo antes, precisamente por pensar que es un deporte al que nos podemos “lanzar” sin más. La forma más sencilla de prevenirlas es calentar antes de cada partido y hacer estiramientos (ver cuadro). Aparte de las lesiones de rodillas o los tobillos torcidos, una de las más frecuentes es el codo de tenista. Es importante calentar antes, comenzaron los reveses desde el hombro, doblar el brazo en los golpes frontales para evitar que el codo haga la fuerza en el movimiento y, al rematar, doblar el brazo, ya que con la muñeca rígido el golpe se transmite con toda la fuerza de la muñeca al codo. Si ya tenemos dolor, podemos utilizar hielo o alguna modalidad de fisioterapia que incluya máquinas regeneradoras de tejidos como la INDIBA.

Fuente: preparación física padel