Para no sobrepasar la capacidad hepática

Los alimentos más peligrosos para el hígado como para la silueta son las carnes grasosas y los postres. Claro, que no debemos caer en la tentación de consumir de más y sobrepasar nuestra capacidad hepática para terminar con una resaca e indigestión en estas fiestas.

Para no sumar un solo kilo en los festejos de Navidad y Año Nuevo, tenga en cuenta las calorías de los alimentos tradicionales:

  • La carne de cerdo es hipercalórica y bastante indigesta. Una porción asada de 200 gramos posee unas 800 calorías. Prefiera un plato de pavo que tiene unas 350 calorías o pollo sin piel.
  • Las bebidas alcohólicas no se quedan atrás para la suma de calorías. Una copa de champagne tiene 90 calorías, en cambio una de sidra 40. Algunos nutricionistas recomiendan no llenar la copa y beberla despacio.
  • Las frutas secas. Aquí debemos diferenciar las estaciones donde se celebra la Navidad. Si vive en Europa su cuerpo tolerará la ingesta de más calorías por las nevadas de invierno. Pero si vive en latitudes opuestas donde la temperatura ya alcanza los 40 grados, deberá sortear entre los alimentos a consumir como turrones, almendras, budines y pan dulce. Para tener en cuenta, unos 100 gramos de almendras contienen 600 calorías, las nueces suman algo más, 666 calorías, los higos secos 250 y las pasas de uva 280 cada 100 gramos.
  • Para no alterar el desempeño digestivo, no mezcle la comida salada con la dulce.

Una buena manera de controlarse es separar tres o cuatro pequeñas porciones, consumir un poco de todo y no seguir picando durante toda la noche.