Las enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares, suponen un gran riesgo cuando nos acercamos a unos límites establecidos. El metabolismo es importante en esta enfermedad. Cuando nuestra cintura en el sexo masculino pasa de 102 cm y en el femenino 88, esto supone una alarma. Si la hipertensión es elevada, es otro aviso, si los triglicéridos son elevados hay que ponerse alerta, cuando el colesterol bueno es bajo, también es otra alarma y si el azúcar en la sangre es elevado nos pondremos en alerta roja para que nuestra salud no siga en riesgo.

Estas enfermedades están relacionadas con los trastornos del corazón y los vasos sanguíneos, para evitarlas es necesario consumir una dieta sana y equilibrada rica en frutas, verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado, legumbres, además no abusar de la sal ni del azúcar.

El ejercicio es fundamental para dar de lado a estas enfermedades. El sistema cardiovascular ha de mantenerse en forma, para conseguirlo debemos hacer como mínimo 30 minutos de ejercicio moderado.

Y una de las cosas primordiales que hemos de evitar es el consumo de tabaco, pues se tome como se tome perjudica de todas formas a la salud. También debemos evitar el estar cerca de fumadores, pues nos convertimos en fumadores pasivos.

Como simple rutina hay que acostumbrarse a tomarse la tensión arterial regularmente, además del nivel de azúcar y el de colesterol. Si fuera necesario, incluso deberíamos medicarnos para su control.

Un dato alarmante es que al año mueren 17 millones de personas por enfermedades cardiovasculares, sin distinción de sexo y mayoritariamente en países de bajos y medios ingresos, lo que da a demostrar que en los países más ricos es donde mayor se cuida la alimentación, aun habiendo más abundancia de todo. El cuidarse solo es cuestión de mentalizarse.