La medicina: una profesión que nunca pierde valor

Desde la antigüedad, aquellos que se dedicaban a curar a la gente eran el centro de la población. Druidas, chamanes, doctores… el área sanitaria es fundamental de cara al desarrollo de las sociedades y por ello es un trabajo siempre demandado.

Aunque la opción más generalizada dentro de la medicina es optar por la pública, hay muchos centros que requieren de médicos y de otros profesionales de la salud como enfermeros, farmacéuticos: clínicas privadas, centros geriátricos, aseguradoras, laboratorios… Las carreras relacionadas con la salud son de las más exigentes dentro del sistema universitario español, pero también es cierto que requieren de personas que tengan una buena base de la que partir, con capacidad para trabajar bajo presión (pues determinadas ocasiones lo requieren) y, sobre todo, una especial entereza para soportar lo que ven día a día, pues lamentablemente no sólo atienden catarros y esguinces. Tienen la capacidad de curar pero no pueden deshacerse en ningún momento.

Tanto dentro de la Península como fuera de ella, la medicina y la enfermería española es uno de los sectores más demandados.