La lesión del rey

Siempre estamos dudosos de cuando tenemos alguna lesión, golpe… si hemos acabado un entrenamiento duro, rehabilitación, molestias musculares, ligamentos… nos sabemos si es mejor aplicar frío o  calor.

Si el problema es urgente, es decir, lesión con o sin inflamación, se aplica frío varias veces diarias, alrededor de diez minutos, durante tres días. Si las lesiones ya son duraderas, crónicas, se debe aplicar calor, ya que este distiende y relaja la zona.

Lo mejor para no sufrir lesiones deportivas, es calentar y estirar los músculos antes de empezar.

Actualmente, este tipo de lesiones está siendo muy investigado de cerca. Los médicos las tratan con artoscopia, que consiste en insertar fibras ópticas a través de una pequeña incisión para poder ver dentro de las articulaciones. La bioingenería en la que los propios tejidos o células de la persona ayudan a sanar su lesión. Alivios directos al dolor a través de parches con medicamento que actúan directamente sobre la zona lesionada. Técnicas avanzadas de imagen se realizan con rayos x y conllevan un mejor tratamiento.

La lesión más comentada de estos días, ha sido la del rey D. Juan Carlos, esta ha consistido en una artroplastia que consiste en el alivio de los dolores articulares, en este caso, de la rodilla derecha. Esta consiste en el reemplazamiento de la articulación que daba problemas por una prótesis. Esta intervención se puede hacer con anestesia local o epidural para hacer la incisión. A D. Juan Carlos, le han modificado el extremo del fémur y la tibia, además de cortar la parte inferior de la rótula para que la articulación artificial que ha de llevar a partir de ahora, pueda adaptarse mejor.

Fuente: la voz de Galicia