Flexibilidad y vibraciones mecánicas

Últimamente se está utilizando el entrenamiento de vibraciones mecánicas como método de entrenamiento para mejorar la flexibilidad, con resultados prometedores.

Se han utilizado diferentes tipos de entrenamiento, varias frecuencias de vibración, varias amplitudes… dando lugar a gran variabilidad de estudios ya que aún no existan pautas concretas aplicables a cada tipo de población. El poco tiempo que llevan funcionando las plataformas vibratorias comerciales y las limitaciones en cuanto al control de las características de funcionamiento en muchos casos pueden estar retrasando la aparición de protocolos bien estandarizados de uso.

Se han utilizado las vibraciones mecánicas para mejorar la flexibilidad de personas sedentarias, y se han conseguido muy buenos resultados. Pero no sólo en ellas, ya que también en deportistas consiguen mejoras, incluso en aquellos que realizan otras formas de entrenamiento de la flexibilidad, y aún más en deportes como la gimnasia, donde la flexibilidad es un factor determinante de rendimiento:

Fagnano y cols. (2006) y Van den Tillaar (2006) encontraron mejoras más elevadas después de ocho y cuatro semanas de entrenamiento (respectivamente) en los grupos que entrenaron la flexibilidad con vibraciones respecto a los grupos que también entrenaron la flexibilidad sin vibraciones.

-Sands, McNeal, Stone, Russell y Jemni (2006) realizan una serie de estudios con entrenamiento con vibraciones donde cabe destacar que se realizan con jóvenes gimnastas que entrenan más de 15 horas semanales y su deporte exige grandes rangos de movimiento, valorando la flexibilidad justo al terminar el entrenamiento ya largo plazo. Encuentran que las mejoras con el entrenamiento de la flexibilidad con vibración son mayores y más duraderas.

-Kins, Ramsey, O’Bryant, Ayres, Sands y Stone (2008) concluyen que el entrenamiento simultáneo de flexibilidad con vibraciones, incrementa la flexibilidad sin perjudicar la fuerza explosiva.

Las conclusiones de estos estudios han hecho que se incluya esta metodología en el Centro de Entrenamiento Olímpico de Estados Unidos y cada vez se extienda más a un mayor número de centros de alto rendimiento.

Fuente: ef deportes