¿Es verdad que existen alimentos afrodisíacos?

Alimentos afrodisíacos

Seguramente en algún momento tu vida te has interesado por los alimentos afrodisíacos sin saber exactamente cuáles son y qué efectos producen, aunque claro que existen grandes controversias, mitos y fantasías en torno a este tipo de alimentos lo cual genera mayor incertidumbre. Es por ello que a continuación queremos despejar algunas cuantas dudas para que sepas cuáles elegir y en qué ocasión.

En primer lugar cabe aclarar que un afrodisíaco es cualquier sustancia que al incorporarse produce un aumento del apetito sexual, de hecho su nombre no resulta azaroso sino que tiene relación con “Afrodita”, la diosa griega del amor, quien surgió de la espuma del mar cuando el dios Cronos mató y castró a su padre, arrojando sus genitales al océano.

En el Kamasutra, texto amoroso hindú, se habla de algunos alimentos que permiten al hombre incremente su vigor sexual. La leche y la miel, verdadera fuente de energía, son considerados dos alimentos que responden a esta función.

Aunque no cabe duda de que los afrodisíacos estimulan el apetito sexual, se asevera que no todos potencian iguales órganos, por el contrario, hay algunos que suelen funcionar provocando la vista, mientras otros tantos agudizan el tacto, el olfato y el oído.

Mientras algunos se consumen a través de comidas y bebidas, también los hay en preparados medicinales. De hecho en la medicina tradicional china se usan remedios a base de la raíz de ginseng que sirve para potenciar la longevidad y el vigor sexual.

Entre la lista de afrodisíacos naturales podemos hallar los siguientes alimentos

  • Ginkgo Biloba
  • Aleta de tiburón
  • Jalea real
  • Apio
  • Avellana
  • Cebolla
  • Frambuesa
  • Ginseng
  • Maca
  • Malva
  • Manzana
  • Menta
  • Nuez
  • Pimienta
  • Perejil
  • Pistacho
  • Romero
  • Trufa
  • Salvia
  • Alcachofa
  • Banana
  • Avena
  • Chocolate
  • Cereza
  • Soja

Finalmente podemos concluir que una dieta equilibrada facilita la reposición de energías y por lo tanto estimula el deseo sexual y el rendimiento del organismo.