Ajo: razones para sumarlo a nuestra dieta

Ajo

Aunque es cierto y somos totalmente conscientes de que el ajo tiene muy mala fama entre las personas, por el olor que se suele desprender de la boca luego de consumirlo, no podemos dejar de lado tampoco que se trata de uno de los alimentos que mayor cantidad de beneficios puede otorgarle al ser humano en tanto y en cuanto sea consumido en pequeñas dosis a lo largo de las semanas.

Principales beneficios del ajo

Por ejemplo, uno de los principales beneficios que no podemos dejar de mencionar acerca del ajo tiene que ver directamente con que ayuda a controlar los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Además, aunque poca gente lo sepa, otorgan una buena cantidad de elementos como minerales y vitaminas muy variados, y funcionan de la misma manera como antioxidantes.

Ideales para la cocina

Otra cuestión a considerar del ajo, es que se trata de uno de los pocos elementos que podemos encontrar en la cocina mediterránea o cualquier otra de ellas, y que nos permite acceder a un sabor muy marcado, y en efecto rico, sin por eso tener que resignarnos a meter dentro de nuestro cuerpo una enorme cantidad de calorías que luego no podamos bajar.

¿Cuándo comer ajo?

Claro, si no sabes en qué momentos comer ajo, te recomendamos que siempre lo hagas cuando sea de noche, o algún mediodía de domingo en el que no quieras salir. Luego, para evitar su característico olor, podemos aconsejarte que utilices los fluidos que vienen para después de cepillarse los dientes, y demás.

Es decir, por mucha idea mala que le tengas al ajo, lo ideal es que no pierdas de vista todos los nutrientes que posee, y en la medida de lo posible y siempre que te juntes a cenar con un amigo o alguna pareja a la que no le importe su olor, ambos puedan disfrutar de todo su sabor, y de forma inconsciente, de los muchos nutrientes que puede proveernos.