Entrenar a pesar de la diabetes

diabetes entrenamiento

Una reciente investigación ha demostrado que aquellas personas que poseen diabetes mellitus o hiperglucemia, no tienen inconvenientes en la realización de una rutina de entrenamiento físico común y corriente, más allá de las clásicas visitas al médico de cabecera que siempre deben sucederse en estas situaciones.

Incluso, según informó el director de Medicina y Ciencias Aplicadas en la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte de la ciudad capital de México, Juan Manuel Herrera, esta serie de trastornos metabólicos, no son suficientes para que una persona explique que no puede realizar entrenamiento físico, sino más bien todo lo contrario.

Hay que destacar, al respecto, que esta enfermedad consta principalmente de un constante aumento de los niveles de glucosa en la sangre, y que a menos que la actividad física produzca algún inconveniente en este sentido, no podemos llegar a pensar que se trata de una disciplina que debamos mantener fuera de nuestras posibilidades.

De hecho, este especialista informó que siempre y cuando se lleve a cabo el estricto control médico necesario, como lo es para cualquier caso en el que el paciente posee un tipo de diabetes, el poder realizar entrenamiento físico es posible, ya que esta enfermedad crónico-degenerativa no producirá un mayor desgaste en el organismo del que puede llevar a cabo en condiciones completamente normales.

Incluso, el experto explicó que el sedentarismo, uno de los más comunes males de la actualidad, es una de las tantas causas que generan la aparición de diabetes tipo II, y que a partir de allí debe desarrollarse el denominado “entrenamiento invisible”, relacionado con su higiene, la dieta que mantiene, y otros aspectos que deben complementarse con la actividad física que todos conocemos, de modo que el deporte, o la que se elija, ayude al paciente a soportar la intolerancia a la glucosa de un modo mucho más avanzado.