El ejercicio durante el embarazo

Muchas veces se suele asociar directamente el embarazo como un tiempo para que la mujer se encuentre relajada, que no realice demasiados movimientos con su cuerpo, y que, en líneas generales, evite todo tipo de actividades para cuidar al bebé. Sin embargo, nada de eso está más lejos de la realidad, ya que los especialistas recomiendan realizar ejercicios, con los cuidados necesarios, eso sí, hasta semanas antes de que la criatura nazca.

Entrre los beneficios que podemos llegar a mencionar del deporte, o demás actividades físicas, durante el embarazo, se encuentran algunos como por ejemplo que mejora el estado de ánimo, ayuda a dormir más y mejor, y disminuye los dolores articulares y musculares que se generan por el cambio corporal, sobre todo en las últimas etapas de la gestación, cuando el peso del cuerpo aumenta.

Otro aspecto clave en este sentido, tiene que ver con la necesidad de que el cuerpo de la mujer se encuentre sometido al esfuerzo. Eso le permitirá que, a la hora del embarazo, le sea mucho más sencillo soportar las contracciones y demás movimientos que deba realizar, pues será sólo como seguir una rutina, algo a lo que viene acostumbrada.

A la hora de escoger una actividad física en este sentido, podemos recomendar aquellas que funcionan sobre el cuerpo de las siguientes maneras: evitando el aumento exagerado de peso, ejercitando el corazón, preparando la musculatura para el aumento de peso, o ayudándonos, como decíamos, a soportar los esfuerzos de un modo más sencillo.

Por trimestres

Normalmente, los especialistas diferencian las actividades físicas que se le recomiendan a las mujeres embarazadas, por los tres trimestres del embarazo. En el primero, se aconseja el nivel de entrenamiento previo al mismo. Desde el cuarto mes, una disminución del 5% del ejercicio, y para el último de ellos, reducir el impacto, del mismo nivel del ejercicio.