Cuidarse al ritmo de la música

Las clases de baile, son una buena alternativa para mover el cuerpo. Rock an roll, samba, reggaetón, claqué… cualquier ritmo que nos haga mover el esqueleto.

Es una de las opciones que a la vez que cuidan físicamente nuestro organismo, nos puede resultar muy divertido. El baile aporta muchos beneficios físicos, aumenta la autoestima y la seguridad personal. ¿Por qué no convertirse en una Ginger Rogers o un Fred Astaire?

La zumba es un innovador ritmo que actualmente se ha introducido en las salas de baile, este mezcla los ritmos latinos (salsa, merengue, samba…) estupendo para tonificarse. La coreografía y los pasos son muy adaptables a cualquier persona, pues aunque no resulten perfectos, lo importante es divertirse y hacer un deporte diferente.

Si lo que prefieres es el ballet clásico, has de empezar sobre un nivel. Esta clase de baile es más estilizada. Sus beneficios son la corrección de la postura y la mejora de la coordinación, logrando así unos músculos muy en armonía.

Hay un estilo llamado D-move, este es definido como el “quema calorías”, pues es una explosión de ritmos, ya que combina los ritmos latinos (merengue, rumba, salsa, y bachata) con el hip-hop. Todo un cóctel rítmico que tonifica y coordina los movimientos de una forma increíble, aumentando a las vez, las llamadas hormonas de la felicidad (endorfinas).

Y… después de todo esto… ¿quién se anima a darse un bailecito?

Ideal para la diversión, el ocio, el deporte, las ganas de fiesta, el buen humor, la felicidad, las buenas relaciones y ¿por qué no? de encontrar la pareja perfecta.