Corregir nuestros hábitos

Hay muchos factores de riesgo que en nuestra vida pueden ponernos alerta para convertirla en sana. Una de ellas es la edad, algo que no podemos modificar, pero hay factores que están en nuestra mano modificarlos como el sobrepeso, la obesidad, la hipertensión, la cual, se puede modificar con la ingesta de sodio, el sedentarismo, el consumo de alcohol, el tabaco, el estrés… detalles muy importantes para la salud de nuestro organismo.

Las modificaciones del estilo de vida, son a veces, el único tratamiento o quizás el mejor que está en nuestras manos.

La corrección del exceso de peso, producen un efecto muy beneficioso en nuestro organismo, una buena dieta puede arreglar este factor.

La actividad física, no necesariamente exagerada, pero sí moderada y regular, es una de las acciones que alivia nuestro organismo. Un buen paseo de 30-40 minutos casi todos los días, nos puede llegar a convertir en auténticos chavales.

Reducir el consumo de alcohol es imprescindible. Esta ingesta inadecuada para nuestro cuerpo puede llegar a ser nociva para la salud, crea adicción e incluso la muerte, pero no debemos alarmarnos, pues el consumo de una medida de 30g. al día puede llegar a ser adecuado.

La sal la debemos restringir moderadamente. De 2 a 4g es aconsejable aunque suframos hipertensión, pues puede facilitar el efecto de la medicación. El sodio también es necesario para la salud.

Asegurarnos el calcio, potasio y magnesio, estos están presentes en cereales integrales, hortalizas, frutas. Todos estos alimentos aumentan la eliminación del sodio por el conducto urinario.

El consumo del tabaco ha de ser nulo, este perjudica a cualquier parte del organismo y sobre todo a los órganos vitales.