Conductores alérgicos

Los conductores que sufren alergias se sitúan en más del 15 %, lo cual supone un riesgo a la hora de conducir. Un simple estornudo puede hacer que un vehículo a 90 km por hora se descontrole y recorra alrededor de 25m y todavía más si el conductor está con una enfermedad alérgica y estornude de manera más frecuente, algo muy común en la época primaveral.

Algunos consejos para estos conductores son:

–                    no llevar las ventanillas abiertas

–                    mantener los interiores limpios

–                    filtrar el aire que entra en el automóvil utilizando el acondicionado

–                    utilizar gafas de sol, estas evitan el polen y el picor de ojos

–                    no consumir medicamentos que provoquen somnolencia

–                    evitar el alcohol con la ingesta de medicamentos

–                    lavar abundantemente durante el viaje la nariz y los ojos con agua en cantidad

–                    evitar los muñecos de peluche en el coche

–                    no humedecer el coche con el aire acondicionado

–                    evitar los animales domésticos en el coche

–                    cuidado al aparcar cerca de parques y jardines

–                    evitar el aire excesivo, este contiene mucho polen

–                    tener siempre a punto los filtros del aire acondicionado

–                    utilizar a menudo el parasol, incluso sin necesidad de que haya sol, pues la luz intensa también es perjudicial

–                    antes de subir al vehículo asegúrese de que está a una temperatura más bien baja y seca

–                    elimine moquetas, cortinillas, mantas… es decir, todos aquellos objetos que faciliten retenciones de polvo (no olvide que también hay esteras de aluminio)

–                    pasar la aspiradora, como mínimo una vez por semana (si utilizamos el coche a menudo) sin olvidar los bajos de los asientos, esteras, salpicadero, etc.

Fuente: mi coche