Respirar bien

Respirar bien es muy importante para nuestra salud, para llevar una vida sana y en condiciones, pues el oxígeno es calidad de vida para nuestro organismo.

Si respiramos apropiadamente, nuestro pulmones pueden estar prevenidos a la hora de prevenir una neumonía, pues la tos también es un mecanismo de defensa, además, una respiración profunda nos relaja y detiene el nerviosismo.

Para respirar bien tenemos que relajarnos, pues el  pulso no debe estar acelerado, hemos de inhalar profundamente por la nariz y mantener el aire unos segundos para notar como se expande el pecho, después liberamos el aire por la boca, después de ejecutar esta acción varias veces, notaremos como nuestro corazón late a un ritmo normal y la relajación invade nuestro cuerpo.

La respiración es fundamental, podemos estar días sin beber o comer, pero no sin respirar, pues moriríamos unos minutos.

El organismo se acostumbra a los malos vicios que resultan del estrés, la falta de ejercicio, la ropa inadecuada, malas posturas, mala ventilación… pero el organismo necesita hacer una respiración correcta.

Los beneficios fisiológicos resultan de cuando las células reciben mayor oxigenación, queman así mejor los restos tóxicos del organismo y todos los órganos se oxigenan adecuadamente, beneficia por lo tanto a la circulación y a órganos vitales como el corazón, el estómago.

Nuestro peso también es beneficiado, pues se queman mejor las grasas y hace que desaparezcan en mayor cantidad de nuestro organismo.

El rendimiento de los deportistas es mejor y la salud de los pulmones se prolonga.

La tensión muscular se elimina, dando lugar a la relajación y la concentración.

Todo ello da lugar a un cuerpo sano y fuerte para poder ejercer una vida más sana.

Fuente: en plenitud