¿Cómo debe ser mi alimentación si soy hipertensa?

Alimentacion hipertensos

Sabemos según datos estadísticos formales que las enfermedades cardiovasculares constituyen el principal problema de salud de la población adulta de nuestro país y, mundialmente, ocupando el primer lugar de causa de muerte para la población mayor a 45 años.

Se recomiendan consumir cantidades menores a 1g de sal (400 mg de sodio) por día para mantener el equilibrio, sin embargo, una dieta habitual contiene entre 6 a 8 g de sal, e incluso hay quienes llegan a ingerir más de 10 g diarios lo cual conlleva, a larga o a la corta, a problemas reales de salud.

En tanto que la sal en sí misma no engorda, muchos descuidan, al momento de hacer una dieta, que su ingesta en exceso produce un impacto negativo en la salud, favoreciendo problemas cardiovasculares y aumentando el deseo de comer.

Cabe destacar que la sal no tiene calorías, sin embargo estimula el apetito generando esa sensación de querer comer más, que se vuelve casi adictiva. De allí que las cadenas de comidas rápidas se las ingenien para brindar alimentos bien salados, de modo que el cliente quiera seguir consumiendo.

Sin embargo es fundamental marcar que quienes padecen de obesidad deben necesariamente alcanzar un descenso de peso para lograr disminuir y normalizar la presión sanguínea elevada.

Es por todo ello que a continuación te comentamos algunas recomendaciones generales a tener en cuenta si eres hipertenso o si pretendes evitarlo:

1. Deja de lado siempre que puedas a los alimentos procesados, embutidos y enlatados, los pickles, las conservas, los alimentos de copetín y en salmuera, los caldos de cajita y sopas concentradas, los mariscos, los polvos para hornear y los alimentos congelados. Dado que ya contienen sodio en sí mismos, si va a consumirlos no agregue sal a su preparación.

2. Prefiera las especias como orégano, albahaca, pimienta, ají y provenzal, antes que la sal.

3. Remplace la sal de mesa común por su versión light.

4. Escoja entre los métodos de cocción a la plancha, horno o parrilla para realzar los sabores y evitar tener que condimentar con excesiva sal.