Combate los malos hábitos

No es tan difícil alimentarse bien, todo es cuestión de organización y crear buenos hábitos.

El sentirse bien y tener peso ideal, no consta sólo de hacer ejercicio, significa cambiar nuestra alimentación y comer diferente.

El consumismo de la sociedad, nos hace caer en los malos hábitos de alimentación. Snacks, comida basura, aguas con gas, postres y dulces por doquier… y todo a cualquier hora y en cualquier lugar.

Si no nos mentalizamos en cambiar este consumo podemos perjudicar seriamente nuestra salud.

Hemos de evitar las tentaciones, como por ejemplo organizando nuestra despensa con los alimentos que no necesitamos (postres azucarados, comidas con grasa, frituras). Pongamos en su lugar verduras, frutas, cereales saludables…

Los planes de alimentación son efectivos. Podemos anotarlos en una hoja de papel. Lo que debemos comer en una semana, los horarios de comida… lo pegamos en frigo y lo intentamos seguir. Un buen truco muy aconsejable, es que si anteriormente hacíamos 3  comidas, ahora las organizaremos a 5, una forma de distribuir sin cambiar la cantidad.

Los snacks, olvidados. Están saturados de grasa, productos químicos, conservantes… sustancias que no nos sirven para nada. Los snacks que debemos de utilizar son las frutas, yogures naturales, cereales, galletas, tostadas integrales y sándwiches…

Los desayunos, son la principal fuente de energía para comenzar el día. Leche, infusiones, pan integral, fruta y sus zumos… todo ello son grandes saciadores alimenticios.

El aceite de oliva o girasol, mejor que el vegetal, estos tienen 0 colesterol.

Si evitas comer fuera de casa, mucho mejor. Intenta llevarte comida casera al trabajo.

Fuente: cosmohispano