Caminata aeróbica

La caminata aeróbica nos brinda mayor oxigenación, corazón y pulmones más fuertes, menos grasas y mejor musculatura, mayor energía y resistencia.
Al comenzar cada paso, hágalo con el talón, deslice toda la superficie del pie y presione en el espacio donde se unen los dedos con la planta del pie para continuar con el nuevo paso. Si su objetivo es adelgazar camine naturalmente, con un poquito más de vigor. No cambie su estilo habitual de caminar, solamente póngalo en sintonia para alcanzar sus metas, teniendo en cuenta los siguientes consejos:

  • Pensamientos positivos
  • Cabeza erguida
  • Hombros hacia atrás
  • Abdomen hacia adentro
  • Piernas fuertes
  • Paso: Talón-Punta
  • Buena postura. Una buena postura maximiza los beneficios de la caminata. Imagine una línea vertical que recorre el interior de su cuerpo desde la parte superior de la cabeza hacia el suelo. Mantenga ese centro, avanzando desde las caderas con cada nuevo paso. Balance sus brazos en forma enérgica y no se olvide de respirar.