Los beneficios de la actividad física

Perdidos en la vorágine de la rutina, muchas veces dejamos de tener en cuenta los importantes beneficios que el llevar una vida acercada al deporte le pueden llegar a traer, ya no sólo a nuestro organismo entendido físicamente, sino también a la mente, ese órgano que pocos considerar a la hora de preguntarse a sí mismos, cómo se sienten.

La realidad en este sentido, es que todos los seres humanos necesitamos combinar adecuadamente las actividades deportivas, con una alimentación que incluya todo tipo de nutrientes, priorizando aquellos que aseguran el bienestar y la no aparición de enfermedades, como las verduras, las frutas, el agua por sobe otras bebidas, las carnes blancas, y las partes, además de los panes y los lácteos.

A fin de prevenir la aparición de enfermedades como la diabetes, osteoporosis, hipertensión, colesterol y triglicéridos altos, es que debemos combinar especialmente los alimentos en base a la rutina de entrenamiento que estemos siguiendo, y por ende, no debemos buscar soluciones que funcionen como parche, sino apostar siempre a procesos a largo plazo que aseguren el bienestar del organismo, primero interno, y luego externo.

Está comprobado que con la práctica constante y consecutiva de ejercicios aeróbicos y anaeróbicos, el organismo puede llegar a disminuir hasta en un 50% las posibilidades de sufrir problemas en los procesos tanto circulatorios como digestivos, ya que los movimientos internos del organismo propician una nueva producción de enzimas.

Finalmente, y más allá de las diferenciaciones que se deben acatar en los casos de cada ser humano individual, en consideración de su estado general, altura, peso, sexo, y demás, el dormir bien es otro de los aspectos descuidados en este sentido, y hay que hacerlo al menos unas seis horas cada día, siendo imposible recuperar las horas de sueño una vez que las mismas se han perdido.