Zumos de frutas

Para estar sano hay que consumir frutas y verduras, pues las personas que no las consumen, pierden sus importantes nutrientes que estos alimentos dan al organismo. Una buena manera de tomar estos alimentos, son en zumo, algo que puede resultar divertido.

En la pirámide nutricional, se les enseña a los niños desde pequeños que las frutas  verduras forman una parte muy importante en la alimentación, pero todas las personas no las consumen, incluso no transmiten los hábitos a los más pequeños, consecuencia de ello, es que los niños prefieren flanes o dulces en vez de fruta.

Al igual que la fruta , la verdura también nos ofrece su manera de consumirla a través de zumo, esto no hay que pasarlo por alto, ya que nos aporta unas buenas defensas para nuestro organismo.

Las frutas se clasifican en ácidas (naranja, pomelo, mandarina, limón), semiácidas (ciruela, kiwi), agridulces (fresa, grosella, manzana, pera, melocotón, cereza) y dulces (higo, uva, plátano, sandía).

Los aportes en proteínas que estas nos dan actúan positivamente en nuestras hormonas, los minerales e los huesos, dientes, tejidos… además de ayudar a la eliminación de sustancias, las vitaminas son muy importantes para el metabolismo, el desarrollo y el crecimiento. La fibra ayuda al aparato digestivo en su funcionamiento, las enzimas asimilan y transforman los alimentos en la digestión, el agua ayuda a las reacciones químicas de los alimentos en nuestro cuerpo.

Todos estos nutrientes son parte de la fruta, pero las verduras, como ya hemos apuntado anteriormente, también pueden ser tomadas como la fruta, divertidamente.

El zumo de zanahoria es ideal para todos aquellos que sufren de acidez por los excesos. Se puede combinar con zumo de lechuga, remolacha o nabo, esto sería una bomba reconstructora de los tejidos y los problemas de la piel.

El zumo de berro es un potente aliado para las mujeres con anemia después de la menstruación.

El zumo de remolacha limpia el organismo, produce glóbulos rojos y mejora la sangre.

El zumo de col reajusta el apetito.

El zumo de lechuga es muy potente en hierro y magnesio y un eficaz tranquilizante.

Fuente: alimentación sana