Retención de líquido


Más del 80 por ciento del cuerpo está compuesto por líquidos que son vitales para el buen funcionamiento del organismo. Pero, para que pueda funcionar normalmente debe poseer un correcto balance de agua y de sal, lo que clínicamente se denomina osmolaridad.
Durante el día consumimos una gran cantidad de líquidos y alimentos que contienen sal. Cuando se ingiere mucha agua y poca sal, la diuresis (excresión de orina) aumenta y cuando se bebe poca agua y se utiliza sal en exceso, la diuresis desciende.
Los responsables de esta armonía son los riñones, órganos que a través de la orina eliminan toxinas y material de desecho, para mantener una estabilidad fisiológica.
En algunas ocasiones, se puede sufrir de retención de líquidos a causa de los siguientes factores:

  • Trastornos hormonales.
  • Circulatorios.
  • Renales.
  • Cardíacos.