Quimioterapia en las mamas

La quimioterapia es uno de los tratamientos que las mujeres han de aplicarse cuando sufren el cáncer de mama. Este tratamiento, es el más conocido para este tipo de enfermedades, se aplica por vía oral o intravenosa, teniendo diversos grados, desde suave a muy invasiva. Muchas veces se utiliza sola, otras es complementaria para la cirugía.

Es totalmente diferente a la terapia de hormonas, ya que esta ayuda a no reproducirse los estrógenos, mientras que la quimioterapia los mata, elimina las células cancerígenas y sus consecuencias.

Este tratamiento es muy agresivo en cuanto a efectos secundarios en los pacientes, pues produce vómitos, náuseas, fiebre, caída del cabello, irritaciones en la boca, anemia…, siempre teniendo en cuenta que según el grado de quimioterapia que se administre, los efectos serán más o menos graves.

Para no llegar a estas consecuencias, lo mejor es prevenir el cáncer de mama para si se presenta curarlo a tiempo.

Los factores de riesgo dependen de la primera menstruación, los antecedentes, edad, etc.

La prevención está en manos de todos, hay que concienciarse en que se puede llegar a salvar la vida si la efectuamos.

A partir de los 20 años, las mamas han de examinarse una vez al mes y siempre después de la menstruación, pues es cuando los senos están menos sensibles e inflamados. Al realizar los exámenes, se van poco a poco conociendo las propias mamas, así en cuanto notemos algo extraño, nos daremos cuenta en seguida. Al palpar las glándulas mamarias y las formas, los nódulos será fáciles de localizar.

Fuente: fórum clinic