Masaje y deporte, un matrimonio indisoluble

Todos los masajes deben adaptarse a las necesidades de cada persona y el tipo de actividad física que practica, pero, además, en el caso del masaje deportivo debe orientarse sobre aquellos grupos musculares que son los más utilizados y afectados por el deporte que se hace regularmente. Así, por ejemplo, en el caso del fútbol tienen que trabajar sobre todo las extremidades inferiores y la zona lumbar, si se hace hípica, hay que poner atención en la zona lumbar y los aductores, en los tenistas, en la espalda y las extremidades superiores, en los nadadores, en la espalda y extremidades, y en los ciclistas, en las extremidades inferiores.

También hay que tener en cuenta si el deportista está en un momento de precompetición, de competición o de post-. En la precompetición, el masaje debe realizarse durante las 24 horas previas a la competición y formará parte del calentamiento. Cuando se trata de un masaje aplicado durante la post-se realiza realizará inmediatamente o durante las 24 horas después de la competición. Si se trata de un masaje de mantenimiento, que normalmente se lleva a cabo entre competición y competición, también tendrá otras indicaciones.

Fuente: expomasaje