Los beneficios de saltar la cuerda

El salto de la soga, o salto de la cuerda, es uno de los juegos infantiles más establecidos en los últimos tiempos en la mayor parte de los países occidentales. Sin embargo, y lejos de ese mundo lleno de fantasías, quienes sepan un poco de deporte, también tendrán en cuenta que los boxeadores tienen el saltar la cuerda como uno de sus trabajos preparativos más importantes, y la verdad es que sus beneficios son innumerables.

De hecho, considerando en principio la ventaja que significa la sencillez con la que cualquier puede aprender a saltar la cuerda, no podemos dejar de lado que es una actividad atlética mucho más completa que otras similares, como por ejemplo salir a correr, y que en comparación a ésta, tiene la deferencia, de que no produce ningún tipo de daño sobre las rodillas.

Justamente, los especialistas se encargan de demostrar, a lo largo del tiempo, como el impacto del salto es absorbido por ambos pies a la vez, de forma que el cuerpo no se ve perjudicado en ningún momento por el choque contra el suelo. Incluso, una vez que se perfecciona el movimiento, el impacto se produce con la punta de los pies, y no con los talones, que son mucho más vulnerables.

Luego, también existe un enorme desarrollo muscular a partir de saltar la cuerda. Por ejemplo, la principal incidencia de este tipo de ejercicios se produce sobre los músculos de los brazos, los muslos y los glúteos, por lo que se trata de una actividad tan recomendada para hombres como mujeres, e incluso, con una constancia importante, se pueden obtener mejoras en la firmeza del pecho y el cuello.

Si pretendes bajar de peso, en tanto, también es muy recomendable que saltes la soga. En este sentido, estudios han demostrado que saltar la soga durante una hora, puede quemar hasta 700 calorías, algo que sería extremadamente difícil se alcanzar trotando o andando en bicicleta, donde necesitarías un tiempo mayor.