La importancia del entrenamiento aeróbico

Fuente: deporteysalud.info/a>

El entrenamiento aeróbico es aquel que se realiza a baja intensidad, por debajo del umbral ventilatorio aeróbico, y con unas pulsaciones máximas. Las razones que suelen darse por parte de staff médico y entrenadores es que es fundamental el trabajo de la resistencia de base puesto que la mejora en el consumo de oxigeno determina la capacidad de recuperación entre series a máxima intensidad. Pero… ¿Es esto sólo posible con ejercicio aeróbico a baja intensidad y larga duración?¿Compensa el ratio beneficio-perjuicio en este tipo de deportes?

Fuente: deporteysalud.info/a>
Fuente: deporteysalud.info/a>

La alta intensidad intervalada, más conocida como HITT, ha demostrado ser tan o más efectiva en el desarrollo de las variables que se pretenden con la baja intensidad y larga duración y en mucho menos tiempo. Esto resulta determinante cuando intentamos ser lo más eficientes posible para conseguir el máximo resultado con la cantidad mínima de estímulo, un axioma en el entrenamiento de todo deportista.

Por otro lado, cuando la baja intensidad se alarga suficiente como para resultar efectiva eleva la utilización de proteína como fuente de energía, pero a su vez, promueve la acumulación de grasa y pérdida de masa muscular, perdiendo potencia en los músculos.

De hecho, los músculos no generan más fuerza porque sus fibras se contraigan más o menos, sino porque se contraen más o menos cantidad de ellas. A mayor número de fibras activadas más fuerza generará ese músculo. Cuando realizamos un deporte de naturaleza de baja intensidad como el aeróbico del que estamos hablando, usamos menos cantidad de fibras.

Por todo ello, para responder a las preguntas antes mencionadas, y en concreto, si es necesario el entrenamiento aeróbico, hay que decir que si estamos ante un deporte de resistencia, donde la competitividad del deportista reside en mantener mas o menos un ritmo constante durante un largo periodo de tiempo, si resulta útil.

Sin embargo, en deportes de naturaleza anaeróbica, con cambios de ritmo constantes, donde la competitividad del deportista reside acelerar al máximo y rápida recuperación, como por ejemplo el fútbol, no es tan útil este tipo de entrenamientos.