Hacer deporte con calor

Realizar deporte o  cualquier ejercicio físico en épocas cálidas del año, provoca un riesgo que tenemos que tomar en cuenta a la hora de ejercitarnos: calambres, agotamiento, dificultades de movimiento y golpes de calor, son algunos de los síntomas que podemos sufrir a la hora de realizar ejercicio físico con temperaturas extremas.

El ejercicio físico se debe realizar con una temperatura adecuada y con una hidratación idónea, sobre todo en esta épocas, en donde nuestro nivel de hidratación es menor y en el que debemos estar mejor hidratados. El agotamiento que podemos sufrir por causa del ejercicio se incrementa a la hora de realizarlo en épocas muy cálidas, ya que la temperatura de nuestro cuerpo se puede elevar en exceso y causarnos golpes de calor perjudiciales para nuestra salud, que pueden poner en peligro nuestro organismo y bienestar corporal.

En personas mayores, estas precauciones se extreman, debido a que en edades avanzadas el nivel de respuesta corporal de una persona es mucho menor que el de una persona joven en todos los sentidos: resistencia, fuerza, ánimo, etc. Esto hace que los especialistas y médicos recomienden a las personas mayores realizar ejercicio físico en lugares frescos con aire acondicionado o, si lo realizan al aire libre, que lo hagan por las mañanas, donde el nivel de calor es menor que en el resto del día. Por la noche también es recomendable hacer ejercicio, ya que refresca un poco más que el resto del día.

Esta recomendaciones son las que debemos de tener en cuenta para no encontramos en situaciones desagradables que puedan perjudicar nuestra salud e integridad física.

Fuente: en bici por Madrid