El estrés, causante de la falta de memoria

Así como muchas veces hablamos directamente de lo importante que es el ejercicio físico, y todas las ventajas que tiene para el organismo, de la misma forma es interesante destacar que recientes estudios han demostrado, una vez más, que el estrés es uno de los principales causantes de la falta de memoria en las personas, y por lo tanto, de hasta qué punto es necesario combatirlo, en buena parte, mediante la práctica de deportes.

De hecho, esta nueva modalidad de enfermedad, que los especialistas conocen bajo el nombre de “amnesia ansiosa”, tiene que ver directamente con la propagación del estrés en la vida de las personas, sobre todo desde que las sociedades están constituidas como en el modo actual, y se alerta que las situaciones de tensión afectan directamente a los momentos de utilización de memoria que se requieren luego.

En este sentido, los expertos en la materia, recalcan que sólo hay dos cosas que podemos hacer para eliminar el estrés de nuestras vidas, suponiendo que no podas desactivar las cuestiones que lo producen. Estos dos elementos son, en primer término, la alimentación que llevan a cabo las personas, con cuatro o cinco comidas diarias y una buena variedad de nutrientes, y por supuesto, el desarrollo de distintas actividades físicas.

“El estrés es una situación en la que todo humano tiene una demanda adaptativa que hace que el cerebro se tenga que perfilar de una manera específica para lograr esa adaptación”, es una de las cuestiones que se remarcan en este tipo de circunstancias, y por eso, el ejercicio físico le puede servir a la mente para tomarse pequeños momentos de relajación, y de esa forma, no sufrir tantos los cambios que le producen éstos estados de estrés.

Entonces, al producirse los casos de amnesia ansiosa, es que nos encontramos con personas que ven colapsadas sus vías de acceso a los receptores del cerebro, y no tienen otra posibilidad que comenzar una rutina de entrenamiento, o por el contrario, rezar para no sufrir un AVC o algún problema cardíaco, que se derivan en buena parte de estas situaciones.