Cerebros más felices con el deporte en compañía

Los científicos han llegado a la conclusión de que tener compañía durante la práctica deportiva anula los efectos negativos que puede producir el ejercicio físico intenso en nuestra actividad cerebral. No debemos olvidar que somos seres sociales y el contacto con los demás es fundamental para nuestra felicidad.

Cuando corremos, nuestro cerebro aumentan los niveles de corticosterona, una sustancia que se libera junto con el cortisol, considerada como la hormona del estrés. No es la única reacción química que se produce en nuestro cuando hacemos ejercicio. También segregamos de forma natural endorfinas, que nos hacen sentir bien, animados y llenos de energía. El inconveniente de la hormona del estrés es que puede reducir la generación neuronal-por otra parte, el ejercicio hace que aumenten las comunicaciones neuronales-, pero lo más importante es que los científicos han descubierto que en los individuos que corren en compañía la generación neuronal no se detiene, incluso crece.

Los psicólogos también recuerdan que los humanos somos competitivos por naturaleza y que el trabajo en equipo es precisamente lo que da valor a los objetivos alcanzados. Tanto si elige un deporte extremo como si simplemente se opta por un paseo a buen ritmo al aire libre, el deporte da pie a motivar al otro para que consiga su reto. Motiva porque siempre surge esta inevitable rivalidad de ver quién lo hace mejor y es gratificante para cualquier ver cómo vamos superando todos los obstáculos.

Fuente: vitonica