Deporte en pareja también funciona

Practicar deporte con la pareja puede ser una manera más de crear espacios comunes y compartir más tiempo juntos. Por otra parte, crearemos situaciones propensas a la comunicación, porque mientras hacemos ejercicio de forma suave, nuestro cerebro tiene una mejor irrigación, la mente está más clara y también se pueden dar las condiciones ideales para mantener conversaciones sinceras, alejadas del resentimiento y del estrés que puede ocasionar la rutina en otros momentos del día.

Descubrir cuál de las disciplinas deportivas nos gusta más practicar con nuestra pareja es cosa de dos y también puede convertirse en una emocionante aventura: correr por la playa, caminar por la montaña, remar en un kayak doble, nadar, patinar, ir a SpinDiR…

Adaptarse al ritmo del otro en estas sesiones puede ser también un recomendable ejercicio de empatía, altruismo y paciencia. Todas ellas son virtudes inherentes a las relaciones humanas que hacen que nuestra relación se enriquezca y fortalezca.

Fuente: vitonica