Caminatas: elegir el calzado adecuado

La clase de calzado que se utilice puede hacer la diferencia. Se recomiendan emplear zapatillas livianas con suelas bien acolchadas, ya que así se garantiza un buen soporte para el cuerpo.
El talón debe asentarse entre 1,20 y 1,90 cm por encima de la planta del pie.

Otros datos para tener en cuenta:

  • Talonera firme que sujete bien el talón
  • Tobillera acolchada para evitar rasparaduras en el tobillo.
  • Suela flexible con un leve ángulo convexo abajo del arco para que acompañe el movimiento del pie.
  • Puntera ancha para que los dedos tengan espacio para moverse.
  • En épocas calurosas es conveniente que la parte superior de la zapatilla posea una malla que mantenga los pies frescos y ventilados.

Un calzado correcto resulta fundamental para prevenir una mala inclinación del pie (rotación hacia la cara interna del mismo). La clave es un calzado con un buen soporte para el arco.
Al comprar nuevas zapatillas no se deje influir por algunas marcas o algún modelo en especial. Pruébese varios modelos diferentes y preste atención al comportamiento de sus pies hasta encontrar el calzado ideal.