Bicicleta y gimnasio para bajar de peso

Una de las rutinas más completas que podemos llegar a aconsejar, cuando de bajar de peso se trata, tiene que ver con la realización de actividades de gimnasio, con una rutina de entrenamiento incorporada, sumándole a ello la bicicleta, que podemos utilizar por ejemplo para desplazarnos a hacia el centro de entrenamiento, motivo por el cual complementamos el ejercicio aeróbico y anaeróbico de un modo sencillo.

Es justamente por este motivo que los especialistas no recomiendan ir directamente al gimnasio que más cerca se encuentra de casa, si bien es cierto que en estos casos intervienen otros factores como el valor de la cuota societaria, debido a que si caminamos 20 metros y luego comenzamos con el entrenamiento, los músculos estarán demasiado fríos, y pueden provocarse lesiones, algo que tu mismo profesor te dejará ver.

De ese modo, conviene que busques algún centro de entrenamiento al que puedas llegar en bicicleta, tardando unos diez o quince minutos en este medio de transporte tan saludable, e intercalando de ese modo los ejercicios que requieren de cambios de aire como los que no, para lograr una reducción de peso mucho más rápida que si sólo siguieras uno de ambos campos.

Considerando además que buena parte de las enfermedades, como las cardíacas o los ACV, tiene una estrecha relación con la falta de actividad física, nunca puede estar de más llevar a cabo una rutina de entrenamiento mixto como ésta que te estamos proponiendo, y que además pasará casi desapercibida, porque sólo estás entrenando, mientras, paradójicamente, vas a entrenar.

Incluso, si quieres hacer la cosa un poco más interesante, siempre puedes ir trotando hasta el gimnasio, o ir caminando y volver trotando, para de esa forma generar un mayor desgaste, y evitar, en el segundo de los casos, llegar demasiado sudado, algo que evidentemente no está bien visto, pero que habla de una pérdida de peso de tu cuerpo.