¿Son buenas las bebidas energizantes?

Bebidas energizantes

Todo el mundo, ya sea durante el día luego del entrenamiento, o también por la noche en alguna reunión con amigos, ha probado las bebidas energizantes. Las mismas se volvieron moda hace algunos años, y aunque hoy no son la primera elección de los jóvenes aún muchos de ellos las siguen escogiendo, así que a continuación nos preguntamos: ¿son buenas las bebidas energizantes?.

Lo primero que debemos tener en cuenta, es que si bien no suele suceder en Europa, en muchos países del mundo la venta de las bebidas alcohólicas se encuentra completamente prohibida por las potenciales enfermedades que pueden desencadenar. Entre ellas es posible mencionarse algunas como problemas en el estómago, como úlceras y complicaciones del aparato digestivo.

¿Qué componentes poseen?

Más allá de eso, muchas de las acciones de las bebidas energizantes se explican a partir de sus propios componentes, entre los que se deben mencionar algunos como taurina, efedrina, guanina y arginina. Todos ellos de por sí pueden ser negativos para el sistema circulatorio, y si a eso sumamos la enorme cantidad de cafeína que este tipo de bebidas tienen en su interior, pues estamos ante el combo perfecto que debería evitarse a la hora de alimentarlos.

¿Y cómo las reemplazo?

Ahora bien, si te has hecho un consumidor habitual de las bebidas energizantes, debes saber que tienen un único aspecto positivo, y es que podemos llegar a reemplazarlas de una forma sencilla y rápida con elementos que se encuentran en la misma naturaleza. Por ejemplo, los batidos naturales de frutas como el plátano son una excelente forma de obtener energía sin tener que recurrir a estas conflictivas bebidas.

A tener en cuenta

Finalmente, existen algunos otros elementos relacionados con las bebidas energizantes que no deberías dejar de tener en cuenta, como por ejemplo que tomar una lata de este tipo de bebidas equivale a beber 7 tazas de café con 10 cucharadas de azúcar cada una. Es decir, todo un cóctel que mata nuestra salud, y de energía a medio y largo plazo, nos da poco y nada.