¡A por la vida sana!

La vida sana a veces se trunca con enfermedades y dolencias que nos impiden una salud deseada, pero que con un poco de ingenio y con ingredientes a nuestro alcance podemos aliviar y conseguir que nuestro organismo se ponga en forma.

Si nuestro problema es el insomnio, con un zumo de lechuga antes dormir, podemos olvidarnos de él, pues la clorofila que esta contiene actúa como un verdadero calmante.

La menopausia, problema eterno de las mujeres a partir de los 45, puede combatirse con el zumo de una pera, dos cucharadas de leche de soja, dos cucharadas de miel y linaza, todo esto mezclado con un poco de agua, simula a los estrógenos, pero con el beneficio de no tener efectos secundarios.

Si nuestro problema es la osteoporosis, la receta para ello, es mezclar un vaso de leche, semillas de calabaza peladas, una cucharada de amaranto y mango, si lo deseamos podemos endulzar con miel.

Para los problemas de digestión, tan pesados a veces, el zumo de dos zanahorias, dos hojas de col, patata y manzana, nos harán un efecto aliviador.

Si lo que queremos es ampliar nuestra eterna juventud, una col cruda, el zumo de zanahoria y un trozo de pimiento rojo, todo mezclado con agua, irán regenerando la piel evitando el envejecimiento de las células.

El molesto reuma se puede evitar con zumo de zanahorias, pepinos, col y ajo, todo bebido y sin colar.

Para quemar las grasas del sobrepeso, podemos licuar un pomelo y piña. El pomelo es diurético y laxante, este estimula el hígado y los riñones. Aliado con la piña forman un estupendo diurético.

La tos y la bronquitis se alivian batiendo piña, mango y ciruelas. Todo un zumo delicioso que lubrica la garganta que alivia la inflamación y las afecciones respiratorias.

Fuente: la pipa del indio