Yoga facial

Se puede reafirmar el rostro sin necesidad de quirófano, de la manera más sencilla, pero con un poco de constancia.

Los talleres de yoga facial, nos dan esta oportunidad. Levantar párpados, aumentar labios, reducir papada… todo haciendo muecas y mohines, es decir, ejercicios exclusivamente para la cara.

María Garrigues Walker, ha sido la pionera en España de estos talleres, en los que esta técnica da un resultado increíble y que día a día va aumentando sus pacientes.

Esta práctica, se basa en adaptar técnicas milenarias de distintas escuelas. La investigación y los estudios, han dado como resultado estos magníficos ejercicios que dan un resultado como el que nunca se había imaginado. Las herramientas a utilizar son las manos, combinado con la respiración y la relajación, eligiendo el método deseado. Antes de comenzar se necesita unas sesiones individuales (alrededor de seis sesiones) de una hora de duración. Cuando la técnica ya se ha aprendido, se practica en casa, con solo cinco minutos diarios, los resultados son satisfactorios en dos meses.

La explicación del buen resultado, es que los músculos, se tensan, toman volumen y así la piel se estira más.

Caras tersas, suaves, bonitas… dan como resultado esta técnica así de sencilla. Una vez aprendida, la podremos realizar en cualquier lugar, sin necesidad de preparación, de accesorios, de instrumentos especiales, de condiciones… una forma sencilla de sentirse bien consigo misma y con nuestra imagen. Podrás decir ¡basta ya! a las tempranas arrugas que tanto se temen y los quirófanos que no se adaptan a todos los bolsillos.