Terapias alternativas para niños

 

Así como muchas veces hacemos hincapié en la necesidad de que los niños realicen al menos una hora de deporte, cinco veces a la semana, de un modo regular y controlado, debido a que el mayor porcentajes de ellos tiende al sedentarismo, también es cierto que existen casos en el que los pequeños no se quedan quietos absolutamente nunca, siendo un dolor de cabeza para sus padres, maestros y demás.

Es por eso que, en estos casos, se hace especial recomendación acerca de la enorme cantidad de terapias alternativas que pueden ser utilizadas con los más pequeños, a fin de que mantengan una rutina de entrenamiento diario, no convencional, es decir, de la forma en la que prefieran, pero luego estén calmados en sus casas.

La cuestión es que este trastorno de origen neurológico que afecta a un 5% de los niños del planeta, produce muchas veces que los padres ni siquiera puedan regañarlos, ya que ellos ya han encontrado otra cosa para hacer, y no tienen en cuenta los retos de los adultos, momento en el cual es que se recomienda interesarse por las terapias alternativas.

Estas actividades, que tienen como principal objetivo el permitir a los niños canalizar al máximo todo el potencial que poseen por fuera de sus casas, relajándolos cuando se encuentran en ellas, se realizan en la actualidad de modos muy diversos, con especialistas que proponen clases grupales, u otros que incluso pueden actuar sobre tu hijo en tu casa.

Por último, un detalle muy interesante a tener en cuenta, es que estos también denominados niños hiperactivos, no necesariamente tienen que demostrar altos niveles de agresividad para que sean sometidos a una terapia alternativa, sino que las mismas buscan obtener una versión mucho más equilibrada del pequeño, realizando luego éste sus actividades cuando corresponda, y permaneciendo quieto cuando se le ordene.