El deporte y la melatonina, para luchar contra el Alzheimer

La lucha contra el Alzheimer debe desarrollarse durante toda la vida, pero sobre todo aquellas personas que conozcan de casos cercanos dentro de su familia en los que distintos miembros hayan sufrido este problema, deben estar al tanto de que los especialista han realizado un estudio, el que demuestran de forma reciente, que la mejor manera de hacerle frente a esta enfermedad es el deporte, además del consumo de melatonina.

En concreto, la investigación desarrollada por investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona, en colaboración con la Universidad de Granada y la Universidad Autónoma de Barcelona, determina que se necesita de dos terapias neuroprotectoras, el ejercicio físico voluntario y la ingestión diaria, en la dosis adecuadas, de melatonina.

En cuanto a efectos secundarios de los resultados obtenidos, una de las revistas más prestigiosas en este sentido, “Neurobiology of Aging”, informa que es tan necesaria la realización de deporte, como el consumo de melatonina, en partes iguales, para hacer frente a algunas de las principales consecuencias del alzheimer, como por ejemplo dificultades de aprendizaje, además de alteraciones del comportamiento como ansiedad y apatía.

Para poder llegar a todas estas conclusiones, entonces, los especialistas realizaron los estudios sobre ratones que presentaban efectos semejantes a los del alzheimer, en su fase inicial, y se los dividió en tres grupos diferentes, de acuerdo al tratamiento al que se les sometía, la cantidad de melatonina, además de la combinación entre estos dos factores.

“Tras seis meses, el estado de los ratones en tratamiento fue más próximo al de los roedores sin mutaciones que al estado de patología inicial, con lo que podemos hablar de reversión significativa de la enfermedad”, ha explicado en tal sentido Coral Sanfeliu, del IIBB, directamente en declaraciones al Servicio de Información y Noticias Científicas; una vez más, para confirmar la importancia gigantesca que tiene el ejercicio físico a la hora de luchar contra una de las peores enfermedades que se conocen.